Burundanga

bLa Burundanga: la droga que te convierte en marioneta

Aunque no se encuentra aún incluida en la lista de sustancias ilegales, la Policía alerta del auge de esta droga. La Burundanga, anula la personalidad y la conciencia de la persona, y en los últimos meses, está siendo protagonista de numerosos testimonios en España. Los efectos de la Burundanga hacen que la víctima pierda por completo la noción de sus actos y colabore de forma voluntaria con los delincuentes.
En los últimos meses ha habido numerosos actos criminales en los que se ha usado esta nueva droga presente desde hace relativamente poco tiempo en España. Se han registrado casos en los que, por ejemplo, la víctima acudió al banco y retiró todos sus ahorros en compañía de una persona desconocida. En otros, los delincuentes la utilizan para desvalijar casas. También existen algunos casos de violación.

Esta droga puede ingerirse a través de alcohol, aunque muchos delincuentes utilizan un pañuelo impregnado haciendo presión en la nariz de la victima. Se trata de una droga muy peligrosa, tanto para la víctima como para el agresor. Para la víctima porque, además de la consecución del objetivo del criminal, un mal uso de la misma puede producir númerosos daños como delirio, parálisis, convulsiones, depresión severa, arritmias, insuficiencia respiratoria, colapso vascular, e incluso la muerte. Para el agresor porque una simple brisa puede hacer que él mismo sufra los efectos de la droga. Por esto, normalmente los actos criminales con Burundanga son llevados a cabo por más de una persona, por si algo saliese mal. Las personas drogadas con esta planta, de origen Colombiano, presentan al despertar síntomas como taquicardias, sequedad de boca, dificultad para articular palabra, desorientación y pérdida temporal de memoria. Además, no recuerdan nada de lo que hicieron bajo los efectos de la Burundanga.

La Burundanga, escopolamina, polvo zombi o aliento del diablo se ha convertido en un método fácil y limpio para los delincuentes, y su presencia es cada vez mayor en España, así que… ¡ojo al dato!

Este sitio no permite comentarios